8 días…

Así es cómo se forma gobierno en España.Sin título

Es la constitución española en su artículo 99.

El gobierno de Sánchez es perfectamente legal, legítimo y constitucional.

Lo que están pidiendo es simplemente una payasada, porque es lo que son: payasos. Y no lo digo de forma peyorativa. Están dramatizando de forma consciente una realidad. Quizás es cierto que Pedro Sánchez no tiene el “calor del pueblo” como dijo Maduro en la entrevista con Jordi Évole, pero tiene la legitimidad de la constitución que dicen proteger.

Pedir la desarticulación de un gobierno es legítimo, pero hay vías jurídicas para hacerlo. Pueden hacer una moción de censura si tienen mayoría suficiente. Artículo 113 de la constitución.

2

Ah, quizás sea eso, que no la tienen.

Por tanto, repito, esto no es una demanda de disolución. Es una estrategia preelectoral.

Baño de masas, baño de banderas, unidad en la derecha y un próximo pacto de gobierno en la sombra.

Una forma de reunirse y hablar sin que se note que hay interés político más allá que el de la unidad de España.

Que yo sepa, quizás estoy loco, la democracia es hablar y llegar a acuerdos.

La derecha no quiere hablar, porque la derecha es tremendamente autoritaria. La derecha quiere neutralizar el independentismo con la violencia, encarcelar a los opositores políticos, desmantelar no uno sino dos gobiernos legítimos elegidos democráticamente, autodestruir la constitución para perpetuarla (todo por España) y en definitiva, alcanzar el poder.

VOX ha conseguido reunir todo el odio visceral y por tanto, tan irracional como imprudente de todos lados.

Por un lado tenemos al votante conservador que ni se plantea votar otra cosa y luego tenemos al votante no conservador, sin privilegios y muy probablemente jodido que elige en función de sus intereses aquella medida que va en contra de aquel colectivo que cree que le perjudica más.

Un obrero que cobra 800 euros, tiene a su pareja en paro y 3 hijos, es manipulable y si han conseguido convencerle de que toda la culpa es del migrante que le roba el trabajo, votará a VOX porque piensa que es realmente quién defiende sus intereses, aunque haya cosas con las que no esté realmente de acuerdo.

Me he dedicado a observar el comportamiento del votante de VOX (ya escribiré un artículo sobre este tema más adelante) y lo que ocurre es algo muy curioso.

La gente prefiere votar no una propuesta de construcción, sino una propuesta de destrucción. Prefieren votar a un partido que vaya en contra de algo, no a favor de algo.

No mejorar la situación económica, ni tan solo la de los españoles. Lo que quieren es que echen a los migrantes que son los que les perjudican. Entienden que esa es la mejor medida contra la precariedad laboral, echar a los migrantes.

Ese “ir en contra de” es una proposición muy bélica, además de frustrante, porque es imposible echar a todos los migrantes o bloquear su entrada. Imposible físicamente y también jurídicamente, porque conculca derechos humanos fundamentales.

Quizás no están de acuerdo con el tema del matrimonio gay o con el tema de prohibir el aborto, pero debemos entender que estamos hablando con gente que le importa un poco más dar de comer a sus hijos que otros temas que quizás consideran secundarios, porque no les afectan directamente o si les afectan, no es tan relevante para el “ahora”.

Bienvenidos al neoliberalismo (Ciudadanos), al conservadurismo (PP) y al fascismo (VOX).

Necesitaban la desesperación económica y el individualismo para ganarse a su público.

El problema de la desestabilización política es un diálogo que no se ha producido todavía en Cataluña, el problema de la natalidad es el aborto, el problema de la moral sexual es el colectivo LGTB, el problema de las turbas enfurecidas de mujeres gordas, mal humoradas y feas es el feminismo y el problema laboral y económico es, sin duda, los migrantes que nos quitan el trabajo y además roban.

Debemos darnos cuenta de una cosa: la verdad ya no importa.

O como diría cualquier medio de comunicación: “La verdad ha muerto a manos de su pareja”.

Lo que nadie dice es que la pareja es la mentira y hay todo un sistema que la defiende.

La parte buena de todo esto es que todavía hay gente que vale la pena y que merece nuestra atención y tiempo.

Yo tiemblo por el futuro de los alumnos y alumnas de los que decidí responsabilizarme. Todos migrantes, la mayoría latinos y me encargaré personalmente de darles herramientas para poder defenderse de un muy cuestionable futuro que les espera.

Antoni Miralles Alemany

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s