“Todo está atado y bien atado”

Soy muy propenso, de forma natural, a darle sentimiento a los hechos y no palabras. ¿No os ha pasado a veces que algo os chirría pero no sabéis por qué y no sabríais explicar muy bien cuál es la razón?

Cuando estudiaba Trabajo Social en la universidad, recuerdo en una clase sobre psicología que para revelar una verdad, un hecho, un problema, debemos traer forzadamente ese pensamiento recurrente que nos irrita, que nos incomoda o que directamente no nos permite avanzar, del subconsciente a lo consciente. Es decir, de lo emocional a lo racional.CASADO-1132x670

Así, podremos controlarlo, cuantificarlo, darle herramientas –quizás no de solución, pero sí una fórmula para afrontarlo- o solucionarlo directamente.

Desde hace unos años me di cuenta que el movimiento republicano español y no solo el republicano, sino un gran abanico de ideologías muy diversas republicanas o no, mantenían un posicionamiento antifranquista muy sólido y claro, yo pensaba: ¿por qué?

Y no pensaba eso en términos de curiosidad, sino rodeando esa pregunta de miedo y de inseguridad, además bastante grande. ¿Cómo se ha podido edificar una democracia sobre una dictadura no superada? Y digo que no está superada, porque si lo estuviera ¿por qué hay un movimiento antifranquista intacto, con discurso y que se pronuncia políticamente?

Y la realidad es que todavía hay heridas abiertas, disculpad la expresión recurrente, pero así lo pienso. Hay heridas abiertas porque somos el segundo país del planeta con más desaparecidos, los únicos con una dictadura teóricamente superada, con un mausoleo venerando a ese dictador y que de sacarlo de allí explota un debate político muy tenso en el que se llega a decir que el pobre hombre no era tan malo, que mataba con cariño, que fusilaba a los que se lo merecían o que directamente no solo no era un dictador, sino que era un salvador.

1263515_1Rodean falacias a tutiplén, como que creó la seguridad social y que por eso, supongo, le debemos la vida. Que hizo, en general, muchas cosas que debemos agradecerle y que la pena de muerte, la persecución a homosexuales, la persecución, encarcelamiento y el asesinato masivo de disidentes políticos está contado por una parte y que eso no se puede permitir, además de ser total o relativamente justificable.

Yo lo que creo es que la información que manejamos por todas partes es tendenciosa y lo es, precisamente, porque se ha dejado al consumidor elegir la versión que más le empache, aunque haya cuestiones innegables que generan risa al mínimo que tengas una moral mínimamente, no sé, humana.

La dictadura es un sistema injusto y sin libertad por definición. Dejando de lado hitos históricos, fechas e ideologías que las apoyen o las combatan.

La falta absoluta de investigación, de conocimiento, de historia, de la construcción de un relato (no digo neutral porque es imposible) lo más cercano a la realidad, es lo que genera esta situación de descontrol político.

En cada casa Franco es diferente. En cada casa. No hay una historia real, convincente, con datos reales y se ha permitido de la manera más cruenta, desagradable y cínica, que las historias de las víctimas del franquismo no puedan contarse por ley de vida (que es la única que parece cumplirse).

Algunos, en un error garrafal, pensaron que en dos o tres generaciones todo se iba a olvidar y calmar. Una especie de “el tiempo lo cura todo”. El tiempo cura un resfriado, pero no un cáncer metastásico y no solo no lo cura, sino que lo empeora o lo mata.

La realidad es que el franquismo o la ideología post franquista sigue presente. La realidad es que el partido que gobernó, fue fundado por miembros de esa institución. La realidad es que la iglesia permitió y participó activamente en la creación de listas, en los asesinatos y algunos también en la protección de la república, de la libertad y de la democracia (no nos centremos solo en lo negativo). La realidad es que una democracia no se puede construir sobre una ley que amnistiaba a asesinos y torturadores dilglv_xcaeauru_5932_11franquistas. La realidad es que el franquismo sigue aunando fuerzas y perimetra una arquitectura en distintos vectores de la sociedad.

Hay que sacar al dictador de su tumba, hay que sacar a las víctimas de las fosas, hay que estudiar e investigar los hechos, hay que dar respuesta y paz a las víctimas y castigo a los asesinos.

Pero no ahora, hace 40 años. Por eso es urgente, porque llegamos tarde.

Y para los que se sientan ofendidos por aplaudir que el estado deje de venerar a un dictador con dinero público, solo ellos sabrán por qué se sienten así y les recomiendo lo mismo, que lleven ese sentimiento del subconsciente al consciente, porque quizás la constitución que tanto dicen defender no está hecha para ellos.

Lo más llamativo y para mí deslumbrante de la derecha española es precisamente el discurso que subyace bajo el lema: “se reabren heridas”. Podría meterme a analizar la idea de que un cáncer no es una herida o que esa herida no se puede reabrir, porque jamás se cerró, pero lo que de verdad me apasiona es que exijan el incumplimiento de la ley vigente y constitucional con lo pesados que han sido estos últimos años con el cumplimiento de la ley, que si igual para todos, que si democracia, que si normas del juego.

Bueno, pues eso, cumplir la ley de memoria histórica es una norma del juego. Si no les gusta, no sé, quizás deban ir a la cárcel por rebelión o que ganen las elecciones por mayoría y la deroguen. Como diría ellos.

Pero, sin duda alguna, el argumento que destruye la arquitectura neuronal de cualquier republicano es el siguiente: “ahora resulta que en la república todos eran unos santos”. Pues no, no todos eran santos, pero eso no justifica un golpe de estado, ni una guerra, ni dimiten-dirigentesla destrucción del estado de derecho, ni el delito de rebelión (aquí sí) a un estado democrático y, por cierto, constitucional.

Aunque el argumento antipatriarcal más valorado por mí es el de: “Violaban monjas”, que no es superado por ningún otro.

Todos los argumentos pro franquistas son aquellos que se basan en el eslogan fácil, en la superficialidad de la realidad, en no profundizar y en centrar el debate en lo estético, en lo cómodo, en la desinformación patológica (asumidísima y respetada) y en la facilidad de la adorada sociedad acrítica que nos rodea y vota (gracias a los que critican).

Y aunque nadie me vaya a creer, no digo esto porque sea republicano y no haya “superado perder”. Que adelanto que me fascina que me digan qué he superado, cómo, cuándo, por qué y lo haga alguien que no entiende que en cataluña hablan catalán. Nadie gana en una guerra. Lo digo sinceramente porque hay familias enteras en agujeros bajo tierra amontonadas como si fueran mierda y no me da la gana simplemente por decencia.

Que reabra las heridas que quieran, que digan lo que quieran y piensen lo que quieran. Es injusto y lo seguirá siendo por mucho que rebuznen. Hay miles de inocentes asesinados y asesinadas sin nombre ¿qué heridas reabre que Ascensión Mendieta entierre a su padre? ¿Las de Billy el niño?

Una persona con nombre no tiene derecho a quitárselo a nadie y no entiendo, ni entenderé, cómo alguien puede estar en contra de permitir a miles de familias enterrar a sus seres queridos de forma digna.imagen-sin-titulo

No entiendo -ni entenderé- que alguien decida por los demás cuándo deben superar el asesinato de su abuelo, abuela, tío, padre o hermana ¿El partidario del asesino decide lo ridículo que es seguir llorando a alguien asesinado hace 50 años? ¿qué proceso mental siguen? Si siguen alguno.

La historia no se borra cuando se investiga, se borra cuando se congela por el silencio. No reabre heridas, evidencia una realidad, aunque dolorosa, que debe ser estudiada como cualquier otra. No es cuestión de bandos, es cuestión de cumplir la ley, proteger la democracia como valor jurídico y respetar a las víctimas de cualquier sistema dictatorial que destruya por completo los derechos, por simplemente disentir políticamente entre otros motivos, por los que -se supone- vela cualquier democracia.

La dictadura o su promoción es completamente incompatible con la democracia. Así que el siguiente paso es perseguir a sus aliados. Sería absolutamente impensable en Italia y en Alemania que seguidores del fascismo o del nazismo expresaran libremente su lógica de estado, sociedad y cultura. Confundimos rápida y terriblemente el derecho a la libertad de expresión con la libertad de opresión.

imagesUna ideología que va en contra de la libertad, es una idelogía caudillista que pretende adueñarse de los poderes políticos, sociales, económicos, culturales, mediáticos, territoriales, militares y someter con ellos a la sociedad civil.

Los valores que rigen cualquier sociedad democrática como: la igualdad, la tolerancia, el respeto, la justicia… son completamente incompatibles con sistemas de gobierno opresores. La persecución de esos actores y agentes políticos es fundamental y la dureza de la aplicación del derecho penal, urgente.

No podemos seguir permitiendo formaciones políticas que enaltecen al dictador, no podemos permitir expresiones de fundaciones, plataformas y derivadas estructuras políticas institucionales o no, que desencadenen en más y más odio a un sistema democrático, ya sea o no una república.

Debemos defender la democracia con la ley y una ley democrática no permite ideaciones que legitimen el derrumbamiento del estado de derecho. No solo hay que ilegalizar la fundación Francisco Franco, hay que encarcelarles.

Es completamente indecente que un ex ministro de justicia, en el funeral de su tío, se vea rodeado de gentes cantando el “cara al sol” con la cabeza muy alta, la lengua muy larga y la mente muy corta.fundacion-espana-constitucional-franquistas-u-l-qhqlwy

No podemos permitir que Billy el Niño, un asesino y un torturador, siga corriendo la media maratón como si su pasado hubiera sido perdonado por lo divino (como si bastara) y pudiera escapar de la justicia impunemente.

Que cumpla lo que deba cumplir y salga como el resto de presos. No pido la perpetua, ni penas larguísimas, ni modificar nada, ni pido vengar a nadie. Pido que a un torturador se le juzgue por eso mismo, por lo que hizo y nada más.

La tolerancia no es tolerarlo todo. La tolerancia es intolerar la intolerancia.

14079992_10210865903948630_5404344399669788423_n

Toni Miralles Alemany

¡Síguenos en Twitter! y ¡Facebook!

cropped-4ead1afc-ba36-480a-8265-c8c7628158a62.png